miércoles, 12 de enero de 2011

Yasiel Puig: otro fenómeno con el 14


Por: Darlis Reyes
Le gustan las cámaras, es un hecho, y como en el juego de béisbol, resulta difícil saber qué nueva locura reserva el jardinero de Cienfuegos, Yasiel Puig, para la siguiente pregunta. Una agradecida mezcla de
locuacidad y desenfado caracteriza cada respuesta, algo atípico en la mayoría de estos casos, aunque el suyo casi demanda la presencia de un coach para frenar tanto apuro.
En menos de 30 partidos, consiguió el boleto a las preferencias de una afición que entre carteles y ovaciones ya lo iguala a consagrados Elefantes como José Dariel Abreu y Osvaldo Arias. Las analogías van más allá, casi al límite de las leyendas, y los méritos de Víctor Mesa y Luis Giraldo Casanova parecen resumirse en este veintiañero del central Elpidio Gómez, en Palmira.
"La gente me compara con Víctor y hasta me piden el robo de home como a él. En los últimos enfrentamientos, de tanto pitcher derecho y lanzamientos pegados, la única forma de complacerlos es sacarlo con un pico y llevármelo para mi casa -declara, sin descartar la posibilidad de semejante fechoría: Más adelante veremos.
"Seguí a 'El loco' mientras ocupó el center -comenta. Intenté usar su número al entrar al equipo; pero ¿quién le quita el 32 a Norberto? Por eso cogí el 14 de Casanova, el mismo del Mundial Juvenil de Canadá 2008 donde me seleccionaron en el Todos Estrellas del torneo".
Otro paradigma para la cifra al dorso es el industrialista Yoandri Urgellés, a quien no le dejó picar ninguna bola en la subserie del pasado fin de semana. Domador de leones le llamaron, pues castigó duro a los Campeones Nacionales quitándoles peligrosas conexiones y apaleando a sus monticulistas. Sin embargo, a su modo de ver, sólo fue cuestión de rutina. "Hice un fildeo mejor en Matanzas y nadie lo vio porque allí no había televisión", se lamenta.
Peculiar y polémico en su accionar en el terreno, aspecto sobre el cual no permite discusiones. "Yo juego para mí y para el equipo; si después las gradas se embullan, mejor. Me gusta convertir en fáciles los batazos complicados, igual que a Víctor. A veces la afición pelea por la forma de una atrapada o cuando corres para la siguiente base y te cogen out. Te gritan mil cosas, pero si llegas quieto, aplauden más... así es el juego".
Un metro con 86 centímetros de estatura y 103 kilos de peso, justifican su extraordinaria fuerza; "según el médico, debo subir a los 109, ¡él quiere verme rodar, parece!". Con asombrosa precisión, manda la Mizuno desde la pradera central hacia el plato y mata el mínimo intento de anotación desde la antesala. Jonhson y Lombillo presenciaron dos de esas demostraciones y en lo adelante obviarán la sola idea de enviar de pisa y corre un hombre con Puig en los jardines.
Precisamente con el abridor estrella de los Vaqueros, Miguel Alfredo González, sostuvo el interesante duelo en el último partido entre ambas selecciones, acogido por el "5 de Septiembre". Las palabras avanzaron más, menos las pelotas y a la larga todo quedó entre amigos.
"Miguel Alfredo es hermanito mío -bromea Puig. Nos conocimos en la preselección y cuando nos encontramos, conversamos mucho. Antes de aquel juego me aseguró no dejarme repetir mi fiesta contra Yuliesky y los demás lanzadores, pues él me daría tres ponches o tres pelotazos. Después, ya en el choque, quería la pelota por el aire, el espectáculo, tú sabes, cosas del primer pitcher del equipo Cuba".
Con el árbitro principal del segundo desafío frente a Matanzas, intercambió algunas frases. Inconforme con el ponche, regresó al banco y relató tranquilamente su versión de los hechos. "Al muchacho le apuraba terminar el partido para ir a comer... total, la comida no empezaba hasta las seis".
La velocidad viene en sus genes, mas no hereda lo de pelotero. "Mi papá dice haber jugado cuando chiquito (tal vez quimbumbia en el barrio, la verdad yo nunca lo vi). Mi mamá sí corrió en atletismo y ahora también mi hermana. Estudia en la Escuela de Iniciación Deportiva (EIDE), tiene 15 años y ya ganó tres medallas, ¡más que yo! Es lo más grande de la vida.

"Me gusta el center porque me desplazo más para los ángulos; el right me queda corto con la raya y los colchones. Aspiro al liderazgo en triples y bases robadas en la temporada, pero ahora de tercer bate, con Pito detrás, por gusto intentarlo. De todas formas, de primero o tercero en el turno, a un lado u otro del terreno, siempre salgo con todo por los Elefantes".
Puig resulta un difícil compromiso en el cajón de bateo para cualquier lanzador / Foto: De la autoraApenas concluido el primer tercio de la Serie de Oro, su nombre figura entre los líderes de cuatro departamentos ofensivos, según las estadísticas: comparecencias al bate, total de bases, hits y triples. Notable desempeño, sin dudas, con duras lecciones como antecedentes.
"Participé en la Serie 48 y vi la siguiente desde el banco por portarme 'bien' en los entrenamientos. Pensé y trabajé mucho en el regreso. Pretendía lucir como ahora, no entre los diez mejores bateadores de Cuba exactamente, sino entre los 50 punteros.
"Ahora vienen los campeonatos para menores de 23 años y busco incluirme en ellos con parte de mis compañeros. Somos los primeros en el país, ¿a quién van a llevar? Yo no creo en eso de vivir en La Habana para integrar el equipo grande: Pito, Norberto, Palma, Muñoz..., todos ellos lo hicieron desde aquí, ¿por qué nosotros no?
"En los play off ya estamos -asegura el explosivo jardinero. Entre los tres de la cima después, no puedo decirte el lugar, lucharemos el primero, pero aún queda bastante camino. Ya ves cómo van saliendo las cosas; ¿qué presión podríamos sentir?"
A estas alturas del Campeonato, los ídolos vuelven al altar y Puig construye un pedestal propio. "Si todo marcha bien, ¿para qué cambiar de número? Aquí cada uno defiende el suyo, y felices a su manera. Además, en Cienfuegos sólo tienen historia el 5, el 79, el 40...; por eso al 14 se la voy a dar yo".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Su comentario es lo principal para nosotros, así como el respeto hacia los que aquí comenten y los editores de este sitio. Muchas Gracias